fbpx
Sin categoría

Cordera en el fuego cruzado

Foto de Marcelo Gómez.

Esta semana, Gustavo Cordera enfrentó un escándalo que lo puso en la mira de los medios, el público y la industria del rock, luego de que trascendieran desafortunadas declaraciones ("Hay mujeres que necesitan ser violadas") que hizo en medio de una charla ofrecida el lunes 8 de agosto, ante alumnos de la escuela de periodismo TEA. Entre la condena instantánea en Internet y por parte de organizaciones de Derechos Humanos -una reacción que habla de nuevos reflejos sociales en un contexto crítico de violencia de género-, y la forma en la que lo relativizaron algunas figuras del medio, Cordera quedó atrapado en el fuego cruzado de la opinión pública. Acá, una selección de testimonios en repudio y en apoyo al ex líder de Bersuit Vergarabat.

Diana Maffía, Directora del Observatorio de Género de Buenos Aires

Las declaraciones de Cordera fueron brutales, violentas e incluso delictivas. Intenta crear un personaje con impunidad. Es increíble la crudeza con la que habló del fenómeno de adolescentes que siguen a las bandas. Estas declaraciones muestran un lado patético de la cultura y la masculinidad. Las mujeres de TEA intentaron advertirle que no siguiera derrapando, y él por su narcisismo siguió profundizando. Pero lo privado no es un espacio sin ley. A las normas hay que respetarlas tanto en público como en privado. Es interesante analizar qué construcción colectiva se hace de la masculinidad, del éxito, del rock. Antes, el rock tenía una posición ética y política. Esto se perdió con Cromañón y es difícil de recuperar.

*Al aire en Radio Universidad Nacional del Litoral

Mario Pergolini, locutor

Conozco a Gustavo y eso me condiciona, pero, la verdad, estoy muy en contra de sacar sólo una frase de todo lo que dijo y publicarla. El mismo tipo que filtró la frase también podría haber tenido los huevos, en ese momento, aunque estuviera impactado, de decir: "Pará, ¿lo que acabás de decir, lo dijiste en serio?". Era una charla con gente que teóricamente se está formando para ser periodista. Si lo primero que pensaste como periodista es mandar esa frase a un medio para que genere esta repercusión. Bueno, ya te digo, no vas a ser un gran periodista. Igual, no vamos a acusar a quien amplificó esto. Hubo unas palabras de Gustavo por las cuales ya pidió perdón, que para mí tiene un valor. (…)

Estamos hablando del mismo tipo que cantaba "Devolvé la bolsa", "La petisa culona" y mil cosas más, que nos parecieron divertidas en el contexto artístico, pero no sin música de fondo. (…) Lo que dijo Cordera es indefendible. Creo que hay un valor en pedir perdón, pero que le caiga toda la que le tenga que caer. Es un personaje público, que se joda. Va a tener un montón de problemas al respecto.

*Al aire en "Mala mía", Vorterix

Mónica Gutiérrez, conductora

Lo grave no es Cordera: lo grave es que expresó algo que muchos varones adultos sienten y piensan. Expresa una cultura y una manera de pensar que tiene un dramático correlato en la vida real, en un país en el que la violencia de género está en el tope de la inseguridad. Hay una mujer muerta cada 36 horas y cientos de chiquitas ultrajadas, abusadas, maltratadas y en muchos casos violadas dentro de la propia casa por novios, parientes, amantes, maridas, padrastros, etc. En ese contexto, estas declaraciones son terribles. Por eso pegaron tan fuerte, y por eso no hay que dejarlas pasar. Pero Cordera no fue más que un vector de una manera de sentir y pensar, que está atravesada por un machismo que considera a la mujer como un bien transable. Un bien de uso. Un bien que puede usarse y tirarse al borde del camino.

*Al aire en "América noticias, 2da edición", América

Juan Subirá, tecladista de Bersuit

Es lamentable que Gustavo esté diciendo esas cosas, que por otro lado me cuesta creer que realmente piense. Pero tengo que salir a despegarme: no estoy de acuerdo para nada. Por supuesto que siempre hubo groupies alrededor de nuestra banda. Pero una violación es otra cosa muy diferente. Creo que hay límites que no se deben cruzar, como la decisión de una persona de cuándo quiere hacer algo y cuándo no. Me parece básico y elemental. (…) Generalmente me da la sensación de que la gente que más habla de esas cosas es la más incapaz de hacer algo así. Lo escucho y pienso más en un impotente que en un violador. La persona que haría algo así, creo que no dice nada: directamente lo hace. (…) Son temas complicados. La ley es tajante, y la maduración de una persona a veces no tiene que ver exactamente con la edad. Hay menores de edad que tienen relaciones con su pareja, con su novio, y no necesariamente es un delito. A la vez, en este momento somos personas bastante grandes. Cuando éramos más chicos, nos relacionábamos con personas de nuestra edad o mucho menores. Y nadie pedía documentos. Nadie en una fiesta iba a preguntar, salvo raras excepciones, de dónde venías, quién eras o qué edad tenías. Pero hoy tengo 50 años, y Gustavo tiene algunos más que yo. Ya no nos relacionamos con personas de corta edad por razones lógicas: somos viejos.

*Al aire en "¿Y ahora quién podrá ayudarnos", Radio Con Vos

Fabiana Tuñez, Directora del Consejo Nacional de las Mujeres

En Argentina, una mujer es asesinada cada 37 horas por el hecho de ser mujer. Esta es una realidad que nos duele, nos indigna y como Estado nos obliga a actuar. Es por ello que las recientes declaraciones del cantante Gustavo Cordera generan tanta indignación y rechazo. El desdén con el que el Sr. Cordera hace referencia a la sexualidad de las mujeres, las adolescentes y las niñas, pone de manifiesto no sólo el total desconocimiento de la ley, sino que reafirma esos patrones culturales machistas que naturalizan la violencia contra las mujeres y hace una expresa apología del delito de violación. Desde el Consejo Nacional de las Mujeres iniciaremos acciones legales toda vez que las expresiones aludidas están tipificadas como conductas delictivas en nuestro Código Penal. No podemos banalizar a la violencia contra las mujeres, así como no podemos banalizar ningún tema de derechos humanos.

* En Télam

Jorge Lanata, conductor

Estoy preocupado por vos, boludo. Te fuiste de boca. Sé lo que pensás y te conozco hace veinte años. Vos acá no tenés que aclarar quién sos, sabemos de sobra quién sos y te queremos y te bancamos. Pero lo que pasó, pasó, y está bien que vos pidas disculpas y que reconozcas que te equivocaste. Es lo más sincero, más allá de las consecuencias. Vos entendés que ahora ya no manejás las consecuencias. (…) Te mandaste una cagada. Que te sirva a vos para ver qué decís y qué no decís en público. Realmente creo que hay cosas importantes para estar discutiendo en Argentina, fuera de esto. Cuando vos necesites hablar por la radio, llamás y salís al aire acá sin problemas.

*Al aire en "Lanata sin filtro", Radio Mitre

Yanela Cordera, hija de Gustavo Cordera

Yo entiendo el dolor y el enojo de todos, pero me parece que habría que informarse un poco más. A las personas nos gusta la polémica, criticar, hacer sentir mal al otro. Es algo del ser humano, es normal. Pero me parece que hay mucha gente que habla sin saber, que no se informa, que no sabe cómo piensa él, ni si lo hizo para provocar o no. Me parece sorprendente que me metan a mí, a mi mamá, a mi hermana. Que digan: "Qué horrible ser hija de Cordera en este momento", "Qué bajón, yo si fuese la hija de Cordera no le hablaría más". ¿Eso es sentir amor hacia una persona? ¿Si una persona tiene un problema vos la dejás de amar? ¿Sería así la movida? Qué concepción más rara del amor que tienen. Yo no. Yo amo a mi viejo, lo amé y lo voy a amar toda mi vida. Y ahora lo voy a esperar con una torta para la merienda, una flor y una carta. Me apena esa gente que habla sin saber, solo por criticar. Pero lo que les voy a decir es que él no es así. No es lo que dijo. Lo dijo con un fin. Bueno, eso. Suerte para esa gente que no se quiere informar y solamente putea por putear.

*Online en un video de YouTube

Elizabeth Vernaci, locutora

El problema es que las pendejas se vuelven locas con el tipo que va a un lugar a dar un show y después se las coge arriba de un micro. Si esa mina te quiere hacer un quilombo, te lo puede hacer. ¿Dónde está el límite? ¿Cómo pone el límite el músico para decir: "No, es una pendeja, no me la cojo", por más que se le regale? Porque de verdad se les regalan. Es una mierda pero sucede. Decir que hay minas que necesitan ser violadas es espantosamente horrendo: no hay manera de justificar eso. Pero si terminás de escuchar la frase, Cordera dice: "Yo no juego a eso". Supongo que habla de un juego de poderes. Cuando estás en el sexo, jugás otros roles. Tendría que haber dicho "jugar" desde el vamos. No lo especificó, lamentablemente. Es una cagada. Antes las palabras se las llevaba el viento, y hoy quedan guardadas en el WhatsApp de alguien y después te las repiten ad infinitum. Capaz que está bueno pensar dos minutos antes de hablar. A mi no me gusta. Me coharta la cosa visceral de la charla. Pero a veces hay que pensar mucho antes de hablar.

*Al aire en "Black & Toc", Radio Con Vos

Cerrar