fbpx
Provinciales

Cuatro detenidos por el crimen de un chico de 19 años en Tartagal

Policiales | Homicidios Cuatro detenidos por el crimen de un chico de 19 años en Tartagal

18 de enero 2017 – 01:30 Juan Alberto Reynaldez confesó ser quien disparó contra la víctima. "Le hice los tiros al chango porque le quemó la casa a mi vieja", se justificó.

Cristina Carrazán

  • 0
  • + – A a

{[ caption ]}{[copyright]} {[ caption ]}{[copyright]} {[ caption ]}{[copyright]} {[ content ]} {[ caption ]}{[copyright]} {[ caption ]}{[copyright]} {[ titulo ]} {[ epigrafe ]} {[ copyright ]} La Policía de la provincia con la actuación del Cuerpo de Infantería, la Brigada de Investigaciones y efectivos de otras dependencias de la zona detuvieron al autor material del homicidio de Facundo Colemani, el chico de 19 años que fue asesinado en la puerta de su casa en el barrio Belgrano en la zona oeste de Tartagal, luego de un violento enfrentamiento entre miembros de dos grupos antagónicos que residen en ese sector y en el barrio 9 de Julio.Juan Alberto Reynaldez, Diego Raful y otros dos hermanos menores de Reynaldez fueron puestos a disposición del fiscal penal en turno Gonzalo Vega, quien en la mañana de ayer indagó a los detenidos por el homicidio calificado por el uso de arma de fuego -según la carátula de la causa- y que terminó con la vida del chico, quien había salido en defensa de otro menor que no murió porque los disparos no salieron del arma homicida. Cerca de las 10 del lunes, Colemani recibió dos disparos de un arma de fuego; el primero le impactó en la pierna y el segundo en el tórax. Cuando los familiares del muchacho salieron a auxiliarlo, pidieron una ambulancia pero esta no pudo entrar en el barrio ya que miembros del grupo antagónico impidieron el ingreso del vehículo y de los móviles policiales que se desplazaban hacia esa conflictiva zona de Tartagal.Colemani, por la intervención de los vecinos, fue cargado en uno de los móviles policiales y trasladado hacia el hospital Juan Domingo Perón, pero producto de la gravísima herida que le impactó en el tórax, falleció antes de ingresar en la guardia del nosocomio local.

Confesó el homicida

El fiscal Gonzalo Vega, a cargo de las actuaciones por el homicidio de Facundo Colemani y de los incidentes que se desataron después y que enfrentaron a familiares y amigos de la víctima y del victimario, explicó que "el primero en ser detenido fue Raful, sindicado por la policía como la persona que conducía la motocicleta y que traía como acompañante a Juan Alberto Reynaldez. La detención de Raful se produjo en cercanías del barrio El Milagrito; a unos 100 metros los efectivos vieron tirada la motocicleta en la que se movilizaban ambos y un poco más lejos entre los pastizales ubicaron a Reynaldez. Ambos fueron detenidos y en la indagatoria Reynaldez confesó ser el autor de los dos disparos, uno de los cuales le produjo la muerte al joven Colemani".El agente fiscal detalló además que "otros dos hermanos de Reynaldez permanecen detenidos en el marco de las investigaciones y se busca determinar qué grado de participación tuvieron en el hecho; lo que se tiene acreditado por el momento es que Raful conducía la moto y que traía a Reynaldez como acompañante. Al llegar al lugar del hecho de sangre Reynaldez sacó el arma de fuego e intentó dispararle a otro menor de edad, pero al parecer los disparos no salieron y el chico logró ponerse a resguardo. Facundo Colemani habría salido de su casa en defensa del menor y allí recibió los dos disparos".

Incidentes

Luego del homicidio, y durante prácticamente 12 horas se produjeron incidentes y enfrentamientos que tuvieron como consecuencia el incendio de la vivienda donde residía el confeso autor de los disparos y el intento de quemar la casa de la madre del homicida; en esta segunda vivienda se encontraba la pareja de Reynaldez con dos niños pequeños. En esta oportunidad fueron también los vecinos los que lograron sofocar el incendio porque los grupos antagónicos no permitieron el ingreso de la autobomba de la Policía de la provincia. La Policía debió custodiar hasta prácticamente la madrugada de ayer las diferentes viviendas porque se temían más enfrentamientos entre las familias y amigos de estos grupos. Con la detención de Reynaldez y de Raful el hecho estaría prácticamente resuelto por lo que con el paso de las horas la calma regresó a esa conflictiva zona en la que residen muchas familias de escasos recursos económicos que son presa permanente del choque entre patotas y grupos violentos que se disputan el control de ese sector de la ciudad.
Aparecen

 Cargar más comentarios…

Cerrar