fbpx
Provinciales

«Dos veces elegí Salta para vivir y la volvería a elegir mil veces»

Lejos del pago "Dos veces elegí Salta para vivir y la volvería a elegir mil veces"

15 de enero 2017 – 00:39 La brasileña Geruza Queiroz Coutinho vive desde 1994 en nuestra ciudad. Aquí se casó con un salteño y tuvo 2 hijos.

María de los Ángeles Rojas

  • 0
  • + – A a

{[ caption ]}{[copyright]} {[ caption ]}{[copyright]} {[ caption ]}{[copyright]} {[ content ]} {[ caption ]}{[copyright]} {[ caption ]}{[copyright]} {[ titulo ]} {[ epigrafe ]} {[ copyright ]}

Geruza Queiroz Coutinho (54) conoció al profesor en Ciencias de la Educación salteño Eduardo Bellavilla en Brasil, en 1992. Se casaron en Salta el 11 de enero de 1994 y tuvieron dos hijos: Rocío (14) y Pablo (12).

Ella nació en Niterói (Río de Janeiro), una ciudad con elegantes barrios, hermosas playas y una profusa vida cultural. La primera impresión de un lugar se guarda en un sitio especial en los anaqueles de la memoria y a Geruza, historiadora, le bastan unos instantes para recordar el efecto que le produjo La Linda. "Cuando me senté por primera vez en la plaza 9 de Julio me impactó mucho. Me hizo acordar este conjunto arquitectónico a Minas Gerais y a la parte histórica de Río de Janeiro. Y 22 años después me parece placentero vivir en una ciudad histórica, porque no perdí con los años el mirar con los ojos de quien mira por primera vez. Es como dice la canción ('Quem te viu, quem te vê', de Chico Buarque) 'Faz de conta que é turista'", comentó a El Tribuno. Las ciudades coloniales españolas se construyeron y organizaron según el modelo castellano. Se trazaban las calles conforme a un esquema perpendicular y en el centro se situaba la Plaza de Armas, donde se encontraban las autoridades locales y religiosas.

"Hay gente que quiere ver la quebrada, el dique, pero recuerdo que me senté en la plaza y me vino a la cabeza un capítulo de un libro 'Raízes do Brasil', del historiador Sérgio Buarque de Holanda, que comparaba ejidos coloniales de Brasil y Argentina. Buarque de Holanda había estudiado con el historiador francés Fernand Braudel y Braudel siempre ha dicho que una ciudad es como una macroescritura y esa era la sensación que yo tenía", amplió. Geruza compartió que para los historiadores brasileños conocer Salta es "estar ante el trabajo práctico que les faltaba, porque las ciudades brasileñas están llenas de recovecos y las referencias para llegar a algún sitio no son 'dos cuadras para acá o para allá, norte, sur, este, oeste' y cuando llegamos terminamos de entender los estudios de historia americana colonial". Así, dice que en el capítulo 4 de "Raízes do Brasil" denominado "O Sembrador e o Ladrilhador", Buarque de Holanda establece un parangón entre las colonizaciones española y portuguesa, a través de un ensayo del escritor y misionero portugués padre Antonio Vieira. "Para Vieira la perfección del cielo está en la forma como Dios colocó las estrellas y los colonizadores portugueses hacían eso cuando llegaban a las costas y se quedaban donde era bonito, mientras que los españoles elegían más los lugares para asentarse", reflexionó Geruza. Pero, en términos generales, definió sobre su venida: "Llegué a Salta ilusionada por la posibilidad de juntar el futuro, el matrimonio y la familia, con una ciudad histórica". Admitió que ese primer año de estadía sintió en demasía las bajas temperaturas. "Más que un ajuar de novia me hice un ajuar de inmigrante y aun así no llegué a mayo y me tuve que comprar ropa de abrigo", se sinceró.

En carrera

Geruza es maestra de grado y licenciada y profesora de Historia por la Universidad Fluminense de Río de Janeiro, donde también obtuvo su maestría. Aquí cursó una especialización en Ciencias del Lenguaje en la Universidad Nacional de Salta (UNSa). En 1994, cuando "estaba con el desafío del idioma", cursó un año en la UNSa como alumna oyente para revalidar su título, un plan que finalmente no precisó concretar.

La historia de vida de Geruza en Salta pronto empezó a aliarse con la instalación del portugués en la provincia. En 1995 comenzó a trabajar como profesora de ese idioma en el Instituto de Educación Integral y luego en el Instituto Superior Mariano Moreno, donde también enseñó Historia en las carreras de Periodismo y Turismo. En 1998 se incorporó en el Profesorado Superior de Lenguas Vivas. En esta institución, junto con la Lic. Liliana Rubín, fue una de las profesoras fundacionales del Traductorado de Portugués. Recordó que esta carrera, cerrada desde 2006, se gestó en la década del noventa. "Fueron tiempos muy difíciles porque la situación era que los profesores iban a quedar en la calle y es bastante conocido lo que se ha vivido con una propuesta neoliberal. Recuerdo que primero había mucha resistencia de los docentes de Francés, porque estaban en una situación de inestabilidad. Pensaban que nuestra llegada representaba competir con el profesorado de Francés y no fue así", Sin embargo, entre 2002 y hasta 2012, los egresados del Traductorado de Portugués -algo similar ocurrió con los formados en el Traductorado de Inglés- encontraron poca demanda en el mercado local para trabajar y fueron ocupando los espacios de enseñanza del portugués como lengua extranjera que hubiera disponibles. La situación cambió con la apertura del Instituto de Idiomas de Salta, esa apuesta revolucionaria de que cualquier ciudadano -independientemente de la escolarización alcanzada, su edad y su situación económica- puede estudiar inglés, portugués y francés.

"Más allá de que yo acá no voto, esto no quiere decir que no tengo participación política, y tengo que decir que la apuesta que se hizo en la provincia por ese instituto es un ejemplo, y que más que política de gobierno debe ser política de Estado", señaló Geruza, que siempre siguió en contacto con cada uno de sus alumnos.

Transformación

Además, Geruza hizo carrera en la UNSa. Allí está a cargo de la cátedra Idioma Moderno Portugués (dependiente del departamento de Lenguas de la Facultad de Humanidades), que ya cumplió diez años. Esta optativa cursan los estudiantes de las carreras humanísticas. En este espacio fundó junto con el maestro Adolfo Onetto el coro Berimbau, que durante 2012 y 2013 participó de varios encuentros de coreutas profesionales. También los alumnos tuvieron su contacto con artistas del medio como María Laura Buccianti, curadora de la muestra "Tramas" (un mantel de grandes dimensiones que enlaza decenas de historias en las que se vinculan la palabra, los sentidos y la memoria), que se expuso en 2016 en la vidriera del Museo de Arte Contemporáneo. Antes había habido en 2013 un mantel con la misma práctica.

Geruza desembarcó hace unos años en la Radio de la UNSa FM 93.9 con su propuesta "Lenguas en Sintonía", un programa que aborda la interculturalidad en los procesos de aprendizaje y contacto entre lenguas extranjeras. Volverá en marzo, los jueves de 15 a 16. Le hacemos ver la incidencia de su trabajo en la comunidad salteña y le preguntamos si es una impronta que surge natural o predeterminada. "Aunque esa es tu mirada, yo te puedo decir que me gusta salir de lo formal, estar transitando entre espacios tradicionales como el aula y espacios diversos, donde está la experimentación, como la radio. Los chicos dijeron que aprendieron mucho en la radio. Por ejemplo, había que explicar determinados conceptos lingüísticos y cuando el chico está abierto aprende y yo creo mucho en el conocimiento sin las trabas", dijo. Los buenos docentes son como estrellas, mediante trazos imaginarios sobre la bóveda celeste forman su constelación. Y nunca les será revelada en su totalidad cómo opera su fuerza transformadora en miles de vidas. "Mi combo de historia de vida hizo que no buscara lugares cómodos para enseñar, porque la educación está para encarar desafíos y los más importantes están justamente en las situaciones desfavorables, entre pobres y 'a contrapelo de la historia'", definió Geruza, mientras ultima detalles para desembarcar con un nuevo desafío pedagógico en 2017, destinado en este caso a adolescentes en contexto de encierro.

Los "brargentinos"

El escritor británico Leslie Poles Hartley abre su célebre novela "El intermediario" (1953) con una cita que se ha vuelto proverbial: "El pasado es un país extranjero, allí hacen las cosas de otra forma". Geruza lo citó para contar que "por más que retorne a Brasil es el pasado. Siempre como todo inmigrante está esa idealización de que un día voy a volver, pero la verdad es que me gusta mucho Salta. Pablo, mi hijo, dice que es brargentino y yo, después de 22 años, ya me siento una brargentina también. Cuando vos tenés hijos aquí cambia todo".

Los elegidos de Geruza

El mate: "Aprendí a tomar mate acá, porque en Río se toma frío, en la playa. A veces hago acá cuando traigo la yerba tostada de allá, pero solo si extraño los sabores brasileños".

Los vinos: "Es un lujo estar en una provincia que tiene una exquisita producción de vino y ahora que están de moda los vinos argentinos en Brasil, algunos amigos sienten envidia".

Las empanadas: "Obviamente mis preferidos son el asado y las empanadas. Ya que estoy lejos del pago y de la playa, tengo que compensar con eso. Estoy muy adaptada a la comida".

 Cargar más comentarios…

Cerrar