fbpx
NARCOTRÁFICO

TRANSPORTABAN CÁPSULAS DE COCAÍNA, EL MAL OLOR LOS DELATÓ

Dos jóvenes, oriundos de Orán, fueron detenidos por la Policía en la Terminal. Los muchachos fueron interceptados en un bar de la estación de ómnibus. Se les secuestró 1,125 kilo de droga.

Los jóvenes habrían llegado a la provincia horas antes de la detención y habrían ingresado a uno de los baños de la estación para eliminar las sustancias, según datos oficiales.

Los detenidos fueron identificados como Cristian Martínez, de 27 años, y Rodrigo Ponce, de 25, quienes serían oriundos de Orán, Salta.

Conforme a las declaraciones del sargento Hugo Carreño, quien los detuvo, una mujer le habría avisado a un mozo del bar donde estaba almorzando que dos jóvenes habrían querido robarle la mochila y que, además, tenían una actitud que le llamó la atención. El empleado del negocio le habría alertado sobre esta situación a Carreño, en momentos en que el oficial hacía controles en la terminal. Según el personal del bar, los jóvenes también estaban almorzando en ese instante.

El agente habría esperado que los sospechosos salieran del local y los detuvo. “Creemos que estuvieron evacuando los envoltorios de cocaína durante toda la mañana. Nos dimos cuenta también por el olor que tenían”, expresó Carreño.

El policía dijo que los muchacho llegaron ayer por la mañana temprano y habrían estado deambulando por las zonas de la terminal, hasta que se sentaron en el negocio.

Los jóvenes habrían guardado las sustancias en las mochilas que transportaban y en los bolsillos de sus pantalones, tras salir de uno de los baños de la terminal, según la Policía.

Cuando los sospechosos salieron del bar fueron detenidos por Carreño. Según contó el agente, los hombres intentaron fugarse y forcejearon con la Policía. “Junto con otro oficial, los llevamos a que sean revisados y nos dimos con que en el interior de su ropa y bolsos tenían cocaína envuelta en plástico y papel higiénico”, comentó el oficial. “El olor también ayudó a que nos diéramos cuenta de cómo venía la mano”, añadió.

Se arrojaban alcohol.

En la Policía dijeron que los acusados habrían querido disimular el olor de las cápsulas, con alcohol y un desinfectante en aerosol. “Se tiraban todo el tiempo desodorante para que nadie se diera cuenta”, explicaron.

En el operativo intervino la Dirección de Drogas Peligrosas (Didrop), que secuestró en total 1,125 kilo de cocaína, que estaba distribuido en el interior de las mochilas y en la ropa de los implicados. Luego, los sospechosos fueron trasladados al hospital Padilla. La causa está a cargo del Juzgado Federal N°1, de Daniel Bejas.

Gentileza La Gaceta.

Cerrar