fbpx
INFORMATIVO

PILCOMAYO: ALERTA SANITARIO POR CARACOL AFRICANO

El Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria de Bolivia -Senasag- emitió una alerta emitió una alerta naranja en el municipio de Villa Montes, ante la aparición del caracol africano. Piden a la población no tener ningún contacto con ellos porque son de alta peligrosidad para la salud humana, animal y vegetal.

La información fue confirmada por la jefa distrital del Senasag, Fatima Pacheco. El caracol africano también fue hallado en otros tres municipios del departamento de Santa Cruz, donde se activaron una serie de medidas preventivas para evitar que la población sea afectada en su salud por el contacto con estos moluscos.

Estos caracoles son vectores de parásitos que pueden causar daño al sistema nervioso, al cerebro y los intestinos, por lo que recomiendan usar guantes de latex para retirarlos, evitando cualquier contacto directo con la piel y en caso de ser utilizados como alimentos, deben estar bien cocidos.

El dato

– Villa Montes se ubica a 235,8 km de Santa Victoria Este y comparten el recorrido que lleva el Río Pilcomayo.

– El caracol africano está incluido entre las cien especies exóticas invasoras más dañinas en el planeta.

– Fue introducido a América con fines alimenticios, medicinales y también estéticos (por los beneficios para la belleza que promocionan los productos con baba del caracol), o por el deleite de personas que toman estos moluscos como mascotas.

– Desde la década del ’60 se viene alertando sobre su presencia en el continente.

Recomendaciones

1. Avisar, si se los ve, a las autoridades sanitarias de su región.

2. No tocar ni comer los caracoles

3. Si se los toca, lavarse inmediatamente las manos; al igual que si se tocan superficies que pueden haber estado expuestas a su baba.

4. Evitar el contacto con la baba del caracol, especialmente en ojos, nariz y boca.

5. Lavar con agua potable las verduras.

6. No utilizar los caracoles como carnada o adorno.

7. No utilizar veneno contra el caracol.

8. Eliminar del jardín cualquier elemento que pueda servirle de refugio.

9. En caso de hallarlos, tomarlos con guantes impermeables (látex), colocarlos en una bolsa, aplastarlos y enterrarlos, o introducirlos en un recipiente con dos partes de agua y una de cloro. Los guantes deben ser enterrados o quemados.

10. No permitir que los niños participen en la captura de caracoles.

11. No trasladar los caracoles a otras zonas. Tampoco plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o sus huevos podrían alojarse.

Cerrar