Sin categoría

All Access: el show de Catupecu Machu desde adentro

Foto de Juan Francisco Sánchez..

Catupecu Machu se presentó en el Teatro Gran Rivadavia el 6 de agosto con su espectáculo Madera Microchip, que nació de encuentros en los que la banda se juntaba con amigos a tocar para Gabriel Ruiz Díaz. La fecha en la sala donde Fernando Ruiz Díaz vio por primera vez Rocky y La Guerra de las Galaxias no fue una más para él y sus compañeros. Su entorno más cercano estuvo primero en las butacas y luego en el backstage, y Rolling Stone estuvo presente para registrar cada momento de una noche inolvidable.

"Lila es fan de Kiss desde que Macabre le regaló un muñequito de Gene Simmons”, dice Fernando Ruiz Díaz sobre su hija de 3 años, que se subió a bailar al escenario al final del show. Foto de Juan Francisco Sánchez.. Después de probar sonido, Fernando se encierra en el camarín Nº 1, donde cambiará el largo tapado gris con el que llegó al teatro por un saco negro ajustado. “Siempre compro Rolling Stone”, dice antes de cerrar la puerta. “Es mi manera de aportar a la causa.” Foto de Juan Francisco Sánchez.. En la previa, los Catupecu cenan sushi junto a sus amigos, entre ellos el enólogo Marcelo Pelleriti (quinto desde la izq.), que elaboró vinos con Andrés Ciro y Juanchi Baleirón, y prepara cuatro etiquetas junto a Fernando para 2017. Foto de Juan Francisco Sánchez.. Fernando le dedicó parte del show y le regaló una rosa a su madre, Dominga, que estaba en la platea. Un rato después posa para RS en el backstage, también junto a su hermana Cristina. Foto de Juan Francisco Sánchez.. “Las reuniones entre amigos en las que tocábamos la guitarra criolla terminaron decantando en este espectáculo que llamamos Madera Microchip”, dice el bajista Sebastián Cáceres en el camarín. Foto de Juan Francisco Sánchez.. “Empecé tocando un cajón peruano y un iPad”, dice el baterista Agustín Rocino, “pero ahora lo cambié por un Octapad, para grabar loops sobre los que se monta toda la banda”. Sebastián, por su parte, dice que en los conciertos de Madera Microchip sólo cambia la pedalera: “Este formato te obliga a una. El Búho” Rocino observa la prueba de sonido desde la platea. “Fer nos contó un montón de historias que vivió en este lugar cuando era chico y venía con sus amigos del barrio a ver películas”, dice. “Creo que nunca tocamos tan cerca de nuestra sala.” Foto de Juan Francisco Sánchez.. “El iPad es un instrumento más de mi set”, dice Macabre en la prueba. “Tengo cientos de apps, pero las que más uso son Media Studio y Animoog, que es un sinte con sonidos muy raros. Además, me permite controlar las diferentes capas de manera táctil.” Foto de Juan Francisco Sánchez.. Fernando repasa en el camarín la letra del tango “Mala suerte”, junto a Leandro Spátola (bajista de la banda de hard-rock Sick Porky) y su tío, Andrés Spátola, un guitarrista argentino que vive en Suecia desde 1971 y estaba de paso por Buenos Aires. Foto de Juan Francisco Sánchez.. Terminado el show, Luis Luque pasó por el backstage a saludar a los Catupecu. “Lo conocí por medio de Macabre en el bar Rodney de Chacarita y enseguida pegamos onda”, dice Fer. “Nos hicimos amigos.” Foto de Juan Francisco Sánchez.. Fernando llega al teatro un rato antes de subir al escenario y comienza a desvestirse en el pasillo del sector de camarines, mientras cuenta anécdotas de su adolescencia en este cine. Más tarde pedirá que vengan a esta sala a ver bandas y películas porque “por suerte, todavía no se convirtió en ua I. A las 21.45, la banda sale rumbo al escenario del Teatro Gran Rivadavia para ofrecer uno de los últimos shows antes de empezar una gira por Europa. Foto de Juan Francisco Sánchez.. Fer interpreta “Vhantra Lila”, inédito de Catupecu, con un tambor solar traído de Traslasierra, Córdoba. “Es similar al hang, pero con lengüetas”, dice. Foto de Juan Francisco Sánchez.. Para lograr mayor intimidad, Catupecu armó una escenografía sin pantallas, basada en las luces. “Buscamos generar el clima de cuando tocamos en el living de nuestras casas”, dice Macabre en el back. Foto de Juan Francisco Sánchez.. Catupecu se despide de su público en un teatro colmado, luego de más de dos horas de concierto en las que Fer improvisó varios momentos de stand-up, le dedicó “Viaje del miedo” a su hermano Gaby y pidió que no filmaran ni sacaran fotos con los celulares: “Quiero que viajen con nosotros”, dijo. Foto. “Ya van a ver lo que es mi hija”, dice Fer al final de la noche en camarines. “Hace poco le hice ver Kiss contra los fantasmas y flasheó.” Lila subió a bailar en varios pasajes del recital y demostró tener la misma energía que su padre. Terminado el show, se va en el hombro del líder de Catupecu ant. Veinte minutos después del show, Fer sale al backstage del teatro para regalarles a los amigos una canción más. “En vez de saludarlos uno por uno, vamos a tocar para ustedes”, dice. Letra en mano y acompañado de su “drink-team” de guitarras criollas, interpreta “Mala suerte”.. 

Cerrar