fbpx
Sin categoría

El lado sensible de León Larregui

León Larregui – Voluma

Panoram/Universal – Tres estrellas y media

El de León Larregui es uno de esos casos raros (al igual que el de una de sus grandes influencias, Gustavo Cerati) en que el cantante y compositor de una banda exitosa desarrolla una personalidad bien diferenciada -e incluso más interesante- en su obra solista. En su segundo álbum, el líder de Zoé contrapone a la épica ochentosa de la banda mexicana un sonido con claras referencias a los 70, y un acercamiento mucho más personal en sus letras. Trabajando con un trío de productores (Adán Jodorowsky, Rob Coudert y Jack Lahana) con base en París, donde se grabó el álbum, el sonido de Voluma está repleto de sintetizadores analógicos -como el clavinet alla Wonder de "Rue Vieille du Temple"-, y citas a la chanson y el pop galo de Serge Gainsbourg. Las canciones oscilan entre un funk retro y las baladas con cierto aire tropical que son una de sus características. Entre las primeras, se destacan "Tiraste a matar" y "Locos", cuyo video, dirigido por el propio Larregui, evoca el film de culto Phantom of the Paradise. Pero es en los midtempos donde el cantante revela su lado sensible, como en la elegía a la naturaleza de "Mar", la mística "Visiones", y "Luna llena", su letra más política, con referencias la la corrupción y la impunidad en su país. La otra joya del álbum es "Tremantra", inspirada en el nacimiento de su hijo, con claros ecos de la psicodelia beatle.

Cerrar